EnConstrucción sobre el fracaso de la candidatura olímpica de Madrid 2020

septiembre 9, 2013 at 7:26 pm 1 comentario

En la pasada IX Asamblea Regional de IU-CM se aprobó una enmienda con el siguiente texto que define la posición política de la organización:

Tampoco podemos olvidar la candidatura de Madrid a albergar los Juegos Olímpicos de 2020, que insiste en la estrategia de organización de macroeventos llevada a cabo en nuestro país durante los años del boom inmobiliario. Bajo un envoltorio de buenas palabras y valores solidarios, este tipo de eventos ha servido para esconder grandes operaciones urbanísticas y financieras con importantes beneficios para los poderes económicos e inmensas deudas para las administraciones públicas. En la delicada situación actual, consideramos que este proyecto agravaría la crisis económica del sector público madrileño, supondría un nuevo foco de corrupción y enriquecimiento para la oligarquía constructora y financiera madrileña y sería una vuelta de tuerca más en la conversión de Madrid en una ciudad-espectáculo, un parque temático enfocado al turismo y los negocios, en el que se degrada cada día más la calidad de vida de los vecinos y los trabajadores madrileños sacudidos por la crisis económica.
Es por ello por lo que este proyecto, como el de Eurovegas, merecen nuestro más enérgico rechazo
.”

IUCM acertaba al señalar que precisamente la celebración de estos Juegos Olímpicos habría contribuido a agravar aún más la situación económica y social del país y de la sociedad madrileña. Es evidente que en el COI no pesa en absoluto qué beneficia o perjudica a la sociedad madrileña, pues ese club de aristócratas y poderosos no vela más que por intereses propios en la selección de candidaturas. Pero lo cierto es que la decisión evita un gran perjuicio político, económico y ambiental a Madrid y por tanto nadie que comparta la posición de IUCM puede no alegrarse de la decisión del COI.

Más allá del disparate protagonizado por el entonces alcalde Alberto Ruiz Gallardón de insistir en la candidatura olímpica, los doce años de intentos no sólo han sido una concreción de la política económica que nos ha traído a la sociedad madrileña y española al desastre pero que permitía el intercambio de concesiones a constructores por sobres a una élite política corrupta, sino también un indicador de la pobre calidad de nuestra democracia, pues en todo momento se ha eludido un debate razonado en la esfera pública sobre las ventajas y los inconvenientes de los Juegos, y se ha impedido a la ciudadanía el acceso a la información transparente sobre los gastos que ha implicado e iba a implicar. De estos los gastos ejecutados habrá que pedir rendición de cuentas y asunción de responsabilidades.

Los Juegos Olímpicos de Madrid no eran un proyecto para el deporte madrileño pues se hacían simultáneamente al desmantelamiento de nuestro deporte de base. Tampoco eran un proyecto de política social ni de empleo, pues las contradictorias previsiones laborales de la candidatura se centraban en puestos de trabajo precarios fundamentalmente en la construcción de esas infraestructuras que nos decían que ya estaban hechas.

Con un señuelo ilusionante para una parte de la sociedad madrileña y española, Madrid 2020 era una profundización en el modelo de país del cemento y el sobre, un modelo fracasado que ha condenado al empobrecimiento a la clase trabajadora y al que sus beneficiarios pretendían resucitar con esta candidatura. Quienes nos exigen recortes en todos los aspectos vitales de la sociedad, querían convencernos de los beneficios para todos del gasto público en grandes infraestructuras olímpicas.

No estamos para celebraciones porque seguimos hundidos por el saqueo de quienes querían sacar más tajada con la celebración de los Juegos Olímpicos. Pero quizás el nuevo fracaso de las élites gobernantes permita ver con claridad que ese camino sólo les beneficia a ellos, que más allá de la ilusión que hubiera generado en mucha gente honesta los Juegos en Madrid, lo que de verdad puede ilusionarnos es construir democráticamente un nuevo país cuyos sueños no estén al servicio de las élites empresariales y políticas cooptadas. Merecemos otro modelo de país en el que constructores y corruptos no marquen nuestros grandes proyectos, un modelo de país construido democrática y participativamente por su pueblo. Entonces tendremos algo que celebrar, algo que enseñar al mundo.

Anuncios

Entry filed under: Declaraciones y documentos.

Respecto a la intervención militar en Siria También responsabilizamos a la EMVS

1 comentario Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Síguenos en twitter

Entradas recientes

Feeds